Mascotas, The Secret Life of Pets

Se trata de un excelente film de comedia animada en 3D, dirigido por Yarrow Cheney y Chris Renaud. Magistralmente escrito por Brian Lynch guionista de Los Minions, Ken Daurio de Horton y Cinco Paul de Mi villano favorito. Quienes trabajaron sobre una historia original de Chris Meledandri, la Música estuvo a cargo de Alexander Desplat.

La película que narra la historia secreta de nuestras mascotas, ya se encuentra en las principales carteleras y en estrenos dtl. Es ideal para toda la familia, aunque se recomienda para niños mayores de seis años. Ha recibido muy buenos elogios por parte de la crítica especializada, que la consideran una excelente comedia.

Descubre la vida secreta de las mascotas

Max un adorable terrier vive en un edificio en Manhattan con Katie, su dueña, allí lleva una vida bastante cómoda. Cuando su dueña tiene que salir Max aprovecha para compartir con sus amigos en el edificio. Gidget una coqueta pomerana enamorada de Max, Chloe una adorable gata y Mel un perro que jamás se queda quieto. Además también están Buddy un teckel y Alitas un divertido perico.

A Max le encanta la vida que lleva y piensa que es el perro más afortunado de toda la ciudad. Sin embargo todo su mundo da un giro inesperado, Katie acaba de adoptar a Duke un perro mestizo. Max enloquece de celos y se deprime porque piensa que ya no es el preferido. Luego de una fuerte pelea Max y Duke terminan en medio de un basurero donde son atacados por gatos callejeros

Max y Duke deben enfrentar a Pompón

Los gatos liderados por Ozono roban a Max y Duke sus collares de identificación. Tras lo cual son capturados por Control de Animales y llevados a la perrera, Duke piensa que será su fin. En el traslado a la perrera conocen a Pompón un conejo, quien los ayuda a escapar.

Aunque en realidad este conejo es el líder de un grupo que odia a los dueños de mascotas. Y planea una terrible venganza. Max, Duke deberán aprender a superar sus diferencias para luchar en contra del plan que quiere llevar adelante Pompón. Derrotarlo es la única manera de regresar a su cómoda vida en Manhattan.