¿Tenía que ser él?

Llega a las mejores salas de cine y a Estrenos DTL la comedia romántica ¿Tenía que ser él?, se trata de una producción norteamericana escrita y dirigida por John Hamburg, la trama de la cinta se basa en la historia escrita por Jonah Hill, John Hamburg e Ian Helfer, la banda sonora contó con la dirección y composición de Theodore Shapiro. La producción general estuvo a cargo de Stuart Cornfeld.

Esta divertida comedia reúne un elenco de de actores de reconocida trayectoria entre ellos James Franco como Laird Mayhew, Zoey Deutch, quien interpreta a Stephanie Fleming, Bryan Cranston da vida a Ned Fleming, Griffin Gluck como Scotty Fleming, Megan Mullally como Barb Fleming y Keegan-Michael Key como Gustav.

Un viaje a California para visitar a Stephanie

Los Cranston son una familia conservadora compuesta por Ned el padre, Barb la madre, Scotty hijo adolescente de 15 años y Stephanie, la hija mayor quien lleva un tiempo viviendo sola en California, la familia ha decidido hacer un viaje de vacaciones para ir a visitarla. Una vez llegan al Estado Dorado conocen a Laird Mayhew el novio de Stephanie.

Laird es un joven multimillonario que ha hecho su fortuna como diseñador de videojuegos, lo cual le ha dado gran fama en Silicon Valley, aunque es una buena persona, Laird es muy impetuoso que continuamente blasfema y tiene una personalidad algo alocada, contrariamente a Ned quien es un hombre conservador, que no se siente a gusto en el mundo de la tecnología y piensa que su futuro yerno es su peor pesadilla.

Un anuncio lo cambia todo

Laird le informa a los Cranston su intención de pedir la mano de Stephanie en los próximos días y pide le den la oportunidad de probar que es hombre ideal a para su adorada universitaria, para que Ned y Barb bendigan su unión matrimonial.

El sorpresivo anuncio hace que Ned sienta más desprecio por el novio de hija y decide hacer todo lo que esté en sus manos para que Liard no gane el afecto y la aprobación Barb y Scott, el novio por su parte hará hasta lo imposible para lograr la aceptación de los Cranston.